ALIMENTACIÓN DE OTOÑO EL ELEMENTO METAL

La energía del Metal y del Aire se expresa en la comunicación (escritura, habla), en la actividad mental, pensamiento, etc..

A nivel físico, el elemento metal está relacionado con la respiración pulmonar y también con la respiración de cada célula de nuestro cuerpo que nos aporta energía vital, la fuerza básica de la vida. Los pulmones son los que reciben la energía celeste.

El metal nos da instinto de autoprotección y supervivencia, todo ser vivo tiene instinto de protegerse, sobrevivir, expandirse y perdurar, de no ser así cualquier proceso se detendría. Y de ello se encarga el elemento metal.

Pulmones e intestino grueso son los órganos que corresponden al elemento metal. 

La M.T.C nos habla de una capa de energía que circula por debajo de la piel, la llaman energía defensiva o wei Qí y representa la primera línea de defensa del organismo. Los pulmones son los encargados de que esta capa de energía nos defienda de los patógenos externos. Hay que saber que los pulmones son los órganos más vulnerables al ataque de patógenos externos, tanto físicos como psíquicos.

Cuando el elemento metal está debilitado hay vulnerabilidad emocional y física, falta de protección y de instinto de supervivencia, melancolía, tristeza incluso depresión.

El intestino grueso (IG) nos da la capacidad de discernir entre lo que nos sirve para evolucionar y lo que no, y por lo tanto, hay que eliminar.

El otoño es buena época para la atención interior, nos invita a la interiorización y reflexión, la energía está más condensada, más sólida, la naturaleza se recoge hacia adentro, caen las hojas de los árboles, el día es más corto, hace más frío.

Es importante que observemos la naturaleza y escuchemos la necesidad de nuestros cuerpos, el otoño ya nos invita a bajar el ritmo, a descansar más, dormir más temprano y cambiar la alimentación.

Hacer ejercicio moderado en las horas adecuadas, por la mañana es lo ideal.

CARACTERÍSTICAS DEL METAL

  • El elemento metal tiene afinidad por el color blanco.
  • Su clima es la sequedad.
  • Su órgano yin el pulmón y el órgano yang el Intestino grueso.
  • El sabor que lo tonifica es el picante.
  • Su sentido el olfato.
  • El sonido que lo identifica es el llanto.
  • Órgano relacionado, la nariz.
  • Tejido: la piel.
  • Se manifiesta en: vello corporal, piel.
  • Fluido: moco.

ACTITUD DEL METAL:

Elemento metal equilibrado: fuerza e instinto de supervivencia y autoprotección, voluntad de estar vivo, soñador, sensible, reflexivo, persona de ideas abstractas, puede ser un poeta, pintor, músico, cantante… persona creativa y sensible. Ve la belleza y se inspira en ella, en equilibrio no se enfoca en el pasado disfruta de su presente y crea un buen futuro optimista.

Elemento metal en desequilibrio: pérdida de instinto de supervivencia y autoprotección, abandono, aflicción, melancolía, tristeza, no hay deseo de continuar, introversión excesiva, se enfoca en el pasado pensando en momentos mejores que no volverán.

 

ALIMENTACIÓN RECOMENDADA PARA EL OTOÑO:

En general, durante el otoño se recomiendan los alimentos llamados de energía neutra (equilibran) y templada (tonifican), insistiendo en los vegetales de color blanco y en las semillas oleaginosas.

 

LISTA DE ALIMENTOS RECOMENDADOS:

  • CEREALES: arroz (integral mejor), cebada, avena.
  • SEMILLAS OLEAGINOSAS: pipas de girasol, calabaza, sésamo, almendras, castañas, nueces…
  • VEGETALES: pequeños vegetales, contraídos y en especial los blancos, coles de bruselas, nabos, brócoli, coliflor, cebolla, hinojo, patata pequeña, algas…
  • LEGUMBRES: soja, azukis, lentejas, garbanzos…
  • PROTEÍNAS: pescado blanco y azul, huevos, carnes magras (con moderación), pollo, ternera, pavo.
  • LÁCTEOS: magros y con moderación, en exceso pueden producir flema.
  • FRUTAS DE OTOÑO: en cantidad moderada, mandarina, granadas, manzana, naranja…
  • PLANTAS AROMÁTICAS: tomillo, romero, salvia…

Las cocciones en otoño deben ser más largas, con más fuego y más presión: guisados, estofados, plancha, algún horneado, sopas, hervidos.

 

EL SABOR PICANTE:

Este sabor pertenece al elemento metal y entra en los meridianos de pulmón e intestino grueso.

Cantidad moderada de sabor picante tonifica a estos órganos, en exceso los estimula demasiado y los daña.

Tiene naturaleza muy yang. Tonifica, calienta, promueve la circulación de la sangre y energía. Abre los canales, ayuda a disolver estancamientos. La mayor parte de los alimentos picantes tienen energía templada y calienta y por tanto promueven transpiración, calientan y aumentan el ritmo respiratorio. Hay que vigilar el consumo de estos alimentos ya que a la larga pueden enfriar el cuerpo por la vía del sudor y debilitar la energía, la sangre y los líquidos orgánicos.

Un poco de picante favorece la digestión, es muy útil para problemas de digestión lenta y pesadez.

Al inicio de un resfriado, si los síntomas son de escalofríos, goteo de nariz, estornudos, embotamiento de cabeza… es muy útil porque ayuda a sudar, el jengibre, la canela, la pimienta, el clavo…abren los poros y eliminan la toxina hacia afuera.

Si los síntomas del resfriado son de calor, es decir, temperatura alta y/o dolor de garganta, dolor de cabeza y ojos rojos, podemos usar té de menta o mejorana que son de naturaleza más fresca.

 

ALIMENTOS QUE CUIDAN LOS PULMONES Y EL INTESTINO GRUESO:

KUZU: alcaliniza, refuerza la pared intestinal y reconstituye el intestino, activa la producción de la microflora. Estimula la producción de serotonina intestinal y la depuración del hígado. Desinflama el intestino, reduce el exceso de humedad del intestino.

LOTUS: asma, desinflama los bronquios de forma inmediata y calma la crisis asmática. Su toma continuada disminuye la frecuencia de las crisis.

Tos, resfriados, bronquitis, fumadores y ex fumadores: de 1 a3 tomas día.

Sinusitis: preparar un cataplasma con 1 parte de lotus + 1 parte de harina y un poco de agua. Aplicar sobre la frente y cubrir con una tela atada a la parte trasera de la cabeza y dejar toda la noche. Repetir cada noche durante una semana y se eliminarán las mucosidades enquistadas.

 

ALIMENTACIÓN PARA LOS DIFERENTES TIPOS DE RESFRIADO:

RESFRIADO POR FRÍO-HUMEDAD:

Tos crónica, moco blanco, flema y obstrucción en el pecho,.

EVITAR: alimentos que enfrían; lácteos i derivados, azúcar, cerdo, grasas saturadas, plátanos, trigo, harinas refinadas, frutas tropicales, zumos de fruta concentrada.

COMER: Azukis, mijo, arroz integral, maíz, almendras, rábanos, algas, tomillo, cebolla, miso, jengibre, puerros, salvia, pescado blanco.

RESFRIADO DE “TOS DE PERRO”:

Producido por exceso de humedad y calor en pulmón.

Tos de perro, moco amarillo, o verde que huele mal, respiración corta.

EVITAR: picante y dulce mezclados (azúcar + especies+ vino+ helado…), grasas saturadas, salsas, harinas, cacahuetes tostados, alcohol, lácteos y derivados.

COMER: arroz, mijo, maíz, apio, miso, algas, almendras, peras, vegetales redondos y blancos.

Picantes frescos: menta, rábanos, apio, pepino.

RESFRIADO DE TOS ATASCADA:

Con fiebre y disnea, sed, dolor de garganta, amigdalitis, moco amarillo, dolor de cabeza.

Es un resfriado producido por exceso de viento-calor o por calefacción alta.

EVITAR: ajo, pimienta, canela, jengibre, picante,alcohol.

COMER: picante-dulce en especial: espárragos, berros, higos, pera, rábanos, nabos, pepino, espinacas, mandarinas, naranjas, manzanas, plátanos, menta, arroz, zanahorias, mijo, pescado blanco, carne blanca.

RESFRIADO POR EXPOSICIÓN AL FRÍO:

Frío y dolor de cuerpo, tos, nariz tapada con moco blanco y fluido, estornudos, dolor de cabeza.

EVITAR: alimentos fríos, yogures, plátanos, sandía, melón, ensaladas y crudos, bebidas frías, helados, azúcar, refinados y derivados.

CONSUMIR: jengibre, canela, puerro, salvia, tomillo, cebolla, arroz glutinoso, mijo, zanahorias, coliflor, huevos, uvas, pescado blanco, pipas de girasol.

 

EL INTESTINO GRUESO (IG)

El IG es uno de los principales órganos de eliminación, juntamente con los riñones, pulmones y piel, limpia las impurezas del cuerpo.

El IG recibe el alimento del intestino delgado, reabsorbe los fluidos de las heces y expulsa las heces.

Pulmón e IG se ayudan mutuamente, si IG no elimina bien, tenemos más probabilidades de sufrir un catarro, ya que P se encarga de eliminar.

Antes de resfriarnos sufrimos una disfunción de IG (estreñimiento generalmente).

La añoranza, tristeza y falta de voluntad de disfrutar de la vida también debilita al P e IG.

 

IG FRÍO

Por exceso de consumo de alimentos crudos y fríos o por exposición al frío en la zona del bajo vientre.

Ruido intestinal, orina clara, frío en el cuerpo y extremidades, dolor de barriga, heces sueltas.

EVITAR: comidas crudas y frías.

CONSUMIR: Arroz, mijo, maíz, cebolla, calabaza, col, soja, sésamo, tahin, guisantes, patatas, sopas de pollo y/o de pescado, pescado blanco y azul. Todo cocinado, hervido a fuego lento, estofado o horno.

 

CALOR-HUMEDAD EN IG

Por abuso de grasas, comida muy caliente y dulces refinados o alimentos en mal estado, o por estar expuesto a un clima caluroso y húmedo.

Dolor abdominal, diarrea y gases con hedor, poca orina y oscura, boca seca y sed sin ganas de beber, sensación de quemazón en el ano.

EVITAR: alimentos picantes, amargos, ajo, clavo, chili, hinojo, pimienta, jengibre, café, vino, castañas…

CONSUMIR: almendras, maíz, peras, mijo, rábanos, arroz, algas, pescado, apio, té verde, lechuga…


SEQUEDAD DE IG

Por consumo excesivo de alimentos calientes: alcohol, cordero, picantes, cerdo…

Estreñimiento con heces duras y secas con dificultad para expulsar, flatulencias, mal aliento, vértigos, orinas escasas y oscuras, boca seca, quemazón en el ano.

EVITAR: los mismos alimentos que no en calor-humedad.

CONSMIR: berros, espinacas, acelgas, lechuga, salvado de trigo, aceite de sésamo, leche, higos, tofu, naranjas, algas, cebada, pescado blanco, patata hervida, mijo, guisantes, peras, té verde…

 

 

 

Gràcies per haver participat d´aquest taller, desitjo que aprofitis molt aquesta informació i que ens tornem a veure durant l´ any en els següents, en tinc preparats per totes les estacions!!

Una Abraçada!!!